fbpx
Help ordinary Americans fight outrageous government abuse

Después de Años Luchando con la Ciudad, Vendedor Ambulante Pasa la Inspección y Allana el Camino para sus Compañeros Vendedores

Chicago, Ill.-Carmen Nava-Najera, conocida por sus clientes como Mrs. Nava, ha estado vendiendo sus tamales hechos a mano en las calles de Chicago durante 22 años. Ahora, después de una larga lucha, el carro para tamales de la Sra. Nava ha sido autorizado por la ciudad. Ella es el primer miembro de la Asociación de Vendedores Ambulantes de Chicago en tener su equipo aprobado, allanando el camino para que sus colegas también obtengan sus licencias y operen legalmente en la Ciudad de los Vientos.

El camino hacia la aprobación de la Sra. Nava y sus compañeros vendedores ambulantes fue un proceso extraordinariamente largo y difícil. Los miembros presionaron durante años para que la ciudad legalizara sus negocios, lo que resultó en una ley en 2015. En 2017, los miembros unieron

sus limitados recursos para abrir una cocina comercial para preparar sus alimentos de acuerdo con la ley. Aunque han pagado el alquiler de la cocina durante dos años, ninguno de ellos había recibido una licencia que les permitiera utilizarla. Aunque muchos comenzaron el proceso de solicitud en 2017, no pudieron satisfacer los requisitos poco claros e inconsistentes de la ciudad, incluso con la ayuda de abogados. El papeleo de la Sra. Nava sobre su equipo y procedimientos fue aprobado el verano pasado, pero los inspectores aplicaron reglas diferentes y fallaron el carro dos veces antes de que fuera aprobado.

“Estoy muy contenta y aliviada de tener mi licencia después de haber luchado tanto tiempo”, dijo la Sra. Nava. “Estaba dispuesto a renunciar a mi negocio si no pasaba la inspección esta vez. No sé cómo me habría mantenido. Pero ahora puedo vender mis tamales sin miedo, y puedo ayudar a otros vendedores a obtener sus licencias”.

El Institute for Justice Clinic on Entrepreneurship (IJ Clinic) ha trabajado estrechamente con los vendedores ambulantes, primero para legalizar los carros que habían estado operando en los vecindarios de Chicago durante décadas y luego para navegar por los reglamentos en desarrollo.

“Vender tamales hechos a mano a clientes hambrientos y felices en Chicago es un trabajo difícil que vendedores como la Sra. Nava hacen con cariño y amor. La ciudad no debería hacerlo más difícil con requisitos poco claros e innecesarios”, dijo Beth Kregor, Directora de la Clínica de IJ. “Esperamos que hoy sea el comienzo de un nuevo capítulo para los vendedores ambulantes, donde son libres de ganar su dinero honestamente y de tener un proceso de concesión de licencias sencillo y directo”.

JOIN THE FIGHT!   Sign up for newsletters:

JOIN THE FIGHT!